915 08 65 86
Seleccionar página

Valoración

Valoración

Soluciones de valoración de Metrohm - Gomensoro
En Gomensoro no solamente vendemos valoradores, proveemos soluciones de valoración

Nuestras innovaciones son impulsadas por sus retos. Por esto sabemos que nuestro activo más valioso es: usted, el cliente. Usted nos ayuda a desarrollar productos innovadores de alta calidad – de manera que nosotros podemos ayudarlo a lograr los mejores resultados de laboratorio. Es esta asociación la que nos hace el proveedor líder de soluciones de valoración. Y es esta asociación la que le permite tener un sistema de valoración hecho a la medida de sus necesidades.

  • Soluciones de valoración – desarrollo de aplicaciones
  • Métodos de valoración – ácido-base, precipitación, redox, …
  • Modos de valoración – SET, MET, DET, CAL, MEAS, …
  • Preparación de muestras
Soluciones de valoración de Metrohm - Gomensoro

Productos destacados

Soluciones de valoración de Metrohm - Gomensoro

Valorador Metrohm OMNIS

  • Más rápido: hasta cuatro análisis en paralelo y el procesamiento automatizado de hasta 175 muestras.

  • Más seguro: la tecnología 3S patentado para la manipulación de productos químicos sin contacto

  • Más fácil: un software intuitivo para mayor comodidading.

  • Sistema de valoración totalmente integrado que atiende las necesidades de los laboratorios de hoy.
  • Software verdaderamente inteligente.
  • Hasta cuatro análisis simultáneos.

Valorador Metrohm Titrando

  • Completa trazailidad y cumplimiento con la normatividad (GLP, GMP, y FDA 21 CFR Part 11).

  • Extraordinariamente cómodo: iTrodes, Dosinos y software tiamo.

  • Opciones de automatización y expansion para configuraciones personalizadas.

  • Valorador de alta gama Metrohm para profesionales exigentes
  • Pueden ser utilizados como valoradores independientes o integrados en una red global.
  • Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing.

Valorador Metrohm Ti-Touch

  • Iniciación de análisis con un solo botón.

  • Integración del sistema a LIMS.

  • Manejo seguro de los reactivos gracias a la tecnología Dosino.

  • Cumple con la normativa FDA 21 CFR Parte 11.
  • Valorador autónomo con todos sus componentes integrados.
  • Precisión y seguridad en el manejo de químicos gracias a la tecnología Dosino.

Valorador Metrohm Titrino Plus

  • Excelente relación calidad-precio: alta precision, económico.

  • Muchas aplicaciones y opciones de automatización.

  • Titrino plus es una familia de valoradores potenciométricos para aplicaciones básicas.

  • Alta precisión y exactitud gracias a su interfaz de medida de alta resolución.
  • Facilidad de uso: fácil de instalar y operar.
  • Flexibilidad excepcional

¿No encuentra lo que busca? Le contactamos

EN BLANCO
Valoración - Conceptos teóricos
La valoración o titulación es un método de análisis químico cuantitativo en el laboratorio que se utiliza para determinar la concentración desconocida de un reactivo a partir de un reactivo con concentración conocida. Debido a que las medidas de volumen desempeñan un papel fundamental en las titulaciones, se le conoce también como análisis volumétrico.

Un reactivo llamado “valorante” o “titulador”,1​ de volumen y concentración conocida (una solución estándar o solución patrón) se utiliza para que reaccione con una solución del analito,2​ de concentración desconocida. Utilizando una bureta calibrada para añadir el valorante es posible determinar la cantidad exacta que se ha consumido cuando se alcanza el punto final. El punto final es el punto en el que finaliza la valoración, y se determina mediante el uso de un indicador. Idealmente es el mismo volumen que en el punto de equivalencia—el número de moles de valorante añadido es igual al número de moles de analito, algún múltiplo del mismo (como en los ácidos polipróticos). En la valoración clásica ácido fuerte-base fuerte, el punto final de la valoración es el punto en el que el pH del reactante es exactamente 7, y a menudo la solución cambia en este momento de color de forma permanente debido a un indicador. Sin embargo, existen muchos tipos diferentes de valoraciones (ver más adelante). Pueden usarse muchos métodos para indicar el punto final de una reacción: a menudo se usan indicadores visuales (cambian de color). En una titulación o valoración ácido-base simple, puede usarse un indicador de pH, como la fenolftaleína, que es normalmente incolora pero adquiere color rosa cuando el pH es igual o mayor que 8,2. Otro ejemplo es el naranja de metilo, de color rojo en medio ácido y amarillo en disoluciones básicas. No todas las titulaciones requieren un indicador. En algunos casos, o bien los reactivos o los productos son fuertemente coloreados y pueden servir como “indicador”. Por ejemplo, una titulación o valoración redox que utiliza permanganato de potasio como disolución estándar (rosa/violeta) no requiere indicador porque sufre un cambio de color fácil de detectar pues queda incolora al reducirse el permanganato. Después del punto de equivalencia, hay un exceso de la disolución titulante (permanganato) y persiste un color rosado débil que no desaparece.

Bureta de Mohr

Debido a la naturaleza logarítmica de la curva de pH, las transiciones en el punto final son muy rápidas; y entonces, una simple gota puede cambiar el pH de modo muy significativo y provocar un cambio de color en el indicador. Hay una ligera diferencia entre el cambio de color del indicador y el punto de equivalencia de la titulación o valoración. Este error se denomina error del indicador. Por este motivo es aconsejable efectuar determinaciones en blanco con el indicador y restarle el resultado al volumen gastado en la valoración.

Fuente: Wikipedia

Historia y etimología
La palabra “titulación” viene del vocablo latino titulus, que significa inscripción o título. La palabra francesa titre, del mismo origen, significa rango o grado. La titulación es el procedimiento utilizado para determinar el volumen de una solución que es necesario para reaccionar con una cierta cantidad de otra sustancia. Las relaciones establecidas son equilibrio homogéneo o de neutralización entre iones que se producen al estar en contacto con un ácido o con una base para posteriormente obtener una sal. Una valoración ácido-base(también llamada volumetría ácido-base, titulación ácido-base o valoración de neutralización) es una técnica o procedimiento de análisis cuantitativo muy usada, que permite conocer la concentración desconocida de una disolución de una sustancia que pueda actuar como ácido o base, neutralizándolo con una base o ácido de concentración conocida. Una titulación o valoración es, por definición, la determinación del grado o concentración de una disolución con respecto a agua con pH 7 (que es el pH del H2O pura en condiciones estándar). Los orígenes del análisis volumétrico están en Francia en la química de finales del siglo XVIIFrançois Antoine Henri Descroizilles desarrolló la primera bureta (con aspecto de un cilindro graduado) en 1791. Joseph Louis Gay-Lussac desarrolló una versión mejorada de la bureta que incluía un brazo lateral, y acuñó los términos “pipeta” y “bureta” en un artículo de 1824 sobre la estandarización de disoluciones de índigo. Un gran paso adelante en la metodología y popularización del análisis volumétrico se debe a Karl Friedrich Mohr, que rediseñó la bureta colocando un cierre con pinza y una cánula de vertido en el extremo inferior, y escribió el primer libro sobre su uso, con el título Lehrbuch der chemisch-analytischen Titrirmethode (Manual sobre métodos de titulación en Química Analítica), publicado en 1855.3

Fuente: Wikipedia

Preparación de una muestra para titulación o valoración
En una titulación o valoración, tanto la sustancia patrón como el analito deben estar en fase líquida (o en disolución). Si la muestra no es un líquido o una disolución, debe ser disuelta. Si el analito está muy concentrado en la muestra a analizar, suele diluirse. Aunque la amplia mayoría de las titulaciones se llevan a cabo en disolución acuosa, pueden usarse otros disolventes como ácido acético o etanol con igual finalidad, para determinados análisis. Una cantidad medida de muestra se coloca en un frasco donde se disuelve y se diluye si es necesario. El resultado matemático de la valoración puede calcularse directamente mediante la cantidad de valorante medida. Cuando la muestra ha sido disuelta o diluida previamente a la valoración, la cantidad de disolvente utilizado para disolver o diluir debe ser bien conocida (generalmente es un coeficiente entero) para poder considerarlo en el resultado matemático de la valoración de la muestra original. Muchas valoraciones requieren un cierto control del pH de la reacción. Para ello, se usan disoluciones amortiguadorasañadidas en el frasco de la disolución a analizar para mantener el pH de la solución. En otros casos se debe enmascarar un cierto ion: esto es necesario cuando hay dos reactivos en la muestra que pueden reaccionar con la sustancia patrón y solo queremos valorar uno de ellos, o bien cuando la reacción puede ser inhibida o alterada por la presencia de ese ion. Se procede añadiendo otra disolución a la muestra para enmascarar o secuestrar el ion no deseado, mediante la formación de un enlace débil con él o incluso formando una sustancia insoluble. Algunas reacciones redox pueden requerir calentar la disolución con la muestra y valorar mientras está todavía caliente (para incrementar la velocidad de reacción). Por ejemplo, la oxidación de ciertas soluciones de oxalato requiere calentar la solución hasta unos 60 grados centígrados para mantener una adecuada velocidad de reacción.

Fuente: Wikipedia

Preguntenos